Integramos la sostenibilidad en el análisis de cómo realizamos nuestras operaciones y cómo podemos ayudar a cada uno de nuestros clientes a tener éxito.

Ofrecemos productos y soluciones líderes que permiten a las empresas reducir los costes y consumos de energía, y las emisiones dañinas para el medio ambiente. Desde compresores y equipos de aire comprimido que reducen el consumo, a soluciones y servicios de análisis de sistemas que tienen como unos de sus principales objetivos conseguir una eficiencia energética óptima, Ingersoll Rand proporciona el conocimiento, la experiencia y las soluciones para ayudar a nuestros clientes a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad.

Ingersoll Rand cuenta con la orientación de un consejo internacional de expertos reconocidos en sostenibilidad ambiental, desarrollo de infraestructuras, política energética y tecnología. En 2010, Ingersoll Rand lanzó el Centro para la Eficiencia Energética y la Sostenibilidad (CEES) para ayudar a la propia empresa, y a sus clientes a llevar a cabo buenas prácticas de sostenibilidad.

Ya se mantenga el foco en disminuir los costes energéticos, reducir las emisiones o minimizar el desperdicio de material, el CEES marca un camino claro para ayudar a los empleados, los clientes y todas las partes involucradas a entender e incorporar perspectivas y enfoques nuevos para alcanzar las metas de sostenibilidad.

El diálogo, las ideas nuevas y la experiencia son las bases para impulsar el progreso. El CEES, crea a diario nuevas relaciones con grupos gubernamentales y no gubernamentales (ONG), organizaciones sin fines de lucro, agencias, universidades y clientes para entender las necesidades presentes y futuras del mercado, y compartir buenas prácticas que nos ayuden a encontrar nuevas soluciones y a reducir la huella de carbono.

Su experiencia nos ayuda a entender problemas críticos y aplicar lo aprendido a nuestra estrategia, para ofrecer productos y soluciones más innovadoras y disminuir nuestro impacto operativo.

COMPROMISO CLIMÁTICO DE INGERSOLL RAND

Cuando el cambio climático adquiría un enfoque global tras el compromiso de la mayoría de países durante el Acuerdo de París. Las compañías iniciaban por primera vez su trabajo dentro de sus cadenas de suministro para resolver los desafíos ambientales, sociales y de gobernabilidad (ESG).

Ingersoll Rand se comprometió (Compromiso Climático, 2014) de forma pública a brindar servicios a los clientes, llevar adelante la compañía, y hacer participar a los empleados teniendo como puntos centrales, la sustentabilidad ambiental, social y comercial. Aumentar la eficiencia energética y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

«En el año 2013 elegimos ser líderes en sustentabilidad, partiendo desde nuestro compromiso con el cambio climático»
Paul Camuti, vicepresidente senior y director de tecnología e innovación de Ingersoll Rand.

La compañía tiene identificadas diversas categorías, para las operaciones y cadenas de suministro, los clientes, los productos y servicios que se ofrecen, y para nuestra propia gente y las comunidades en las que vivimos y trabajamos.

  • Operar de manera ética y transparente
  • Cultivar una cadena de suministro sustentable e innovadora
  • Optimizar los recursos naturales en nuestras operaciones
  • Innovar para brindar un valor económico y de desempeño óptimo sobre el ciclo de vida del producto
  • Construir una cultura ganadora que se basa en valores y es inclusiva
  • Crear valor compartido al retribuir más a la sociedad de lo que nos llevamos

Ingersoll Rand ya ha evitado la emisión de 11 millones de toneladas métricas de CO2 en sus productos, teniendo como referente en la comparativa los valores del año 2013 a nivel mundial.